Descubre por qué parte se empieza un jamón y disfruta de su delicioso sabor desde el primer bocado

El jamón es uno de los alimentos más tradicionales y apreciados en la gastronomía española. Este embutido, elaborado a partir de las patas traseras del cerdo, se caracteriza por su intenso sabor, su textura tierna y su aroma inconfundible. Pero, ¿alguna vez te has preguntado por qué parte se debe empezar a cortar un jamón?

Descubrirás cuál es el punto exacto de inicio para disfrutar al máximo de un buen jamón. Además, conocerás algunos consejos prácticos para conservar correctamente esta deliciosa pieza y preservar su sabor y calidad por más tiempo. ¡Prepárate para degustar un auténtico manjar!

Cómo se determina cuál es la parte del jamón por la que se empieza a cortar

Una de las preguntas más comunes que surgen al momento de cortar un jamón es por dónde se debe empezar. Muchas personas creen que la parte correcta es siempre la misma, pero en realidad puede variar dependiendo del tipo de jamón y su elaboración.

Para determinar cuál es la parte adecuada por donde empezar a cortar un jamón, es necesario tener en cuenta diferentes factores. Uno de ellos es el tipo de jamón, ya que los jamones ibéricos y los serranos tienen diferencias en su estructura y grasa intramuscular.

En el caso de los jamones ibéricos, se recomienda comenzar por la zona llamada "maza", que es la parte posterior de la pieza. Esta parte del jamón es más estrecha y alargada, lo que facilita el corte y permite obtener lonchas más homogéneas. Además, la maza suele tener una mayor cantidad de grasa infiltrada, lo que le otorga un sabor más intenso y jugoso.

Por otro lado, en los jamones serranos se suele comenzar por la zona denominada "babilla". Esta parte está ubicada en la parte contraria de la maza y se caracteriza por ser más ancha y plana. Al iniciar el corte por la babilla, se logra aprovechar mejor toda la superficie del jamón y obtener lonchas más grandes y jugosas.

Técnicas para identificar la parte adecuada

Si no estás seguro de cuál es la maza o la babilla, existen algunas técnicas que te pueden ayudar a identificarlas.

  • Observa la forma de la pieza: El jamón ibérico suele tener una forma más estilizada y alargada en la parte de la maza, mientras que el serrano tiene una forma más redondeada en la babilla.
  • Localiza las pezuñas: Las pezuñas del jamón suelen estar en dirección opuesta a la zona de corte adecuada. Si encuentras las pezuñas en la parte más ancha del jamón, es probable que sea la babilla.
  • Busca la grasa intramuscular: La grasa infiltrada en el jamón suele encontrarse en mayor cantidad en la maza. Observa la superficie del jamón y busca zonas con vetas blancas que indican una mayor presencia de grasa.

Recuerda que cortar un jamón requiere de paciencia y práctica. Si no te sientes seguro, es recomendable acudir a un experto o seguir tutoriales especializados para obtener el máximo provecho de esta deliciosa delicatessen.

Cuáles son las diferentes partes de un jamón y qué características tienen cada una

El jamón es uno de los manjares más apreciados en la gastronomía española y su sabor es realmente exquisito. Pero, ¿alguna vez te has preguntado por qué parte se empieza a cortar un jamón? ¿Y cuál es la diferencia entre las distintas partes?

En primer lugar, es importante saber que el jamón se divide en tres partes principales: la maza, la contra-maza y la babilla.

Maza

La maza es la parte más cercana a la pezuña del cerdo y se caracteriza por tener una textura más tierna y jugosa. En esta parte se encuentra la mayor cantidad de grasa infiltrada, lo que proporciona al jamón su inconfundible sabor y aroma. Además, la maza es ideal para cortar lonchas finas y saborear todo su sabor de forma intensa.

Contra-maza

La contra-maza se sitúa en la parte central del jamón y es conocida también como "contramaza" o "contramúslo". Esta zona se caracteriza por tener una carne más firme y menos grasa infiltrada que la maza. Sin embargo, aunque su textura sea ligeramente más seca, conserva un sabor delicioso y sigue siendo una opción excelente para disfrutar del jamón.

Babilla

La babilla es la parte más alejada de la pezuña y es reconocida por ser la zona más magra del jamón. Su carne es menos jugosa y presenta un sabor más suave en comparación con la maza y la contra-maza. Sin embargo, la babilla tiene la particularidad de tener una textura más fibrosa y consistente, lo que la convierte en una opción ideal para lonchear y usar en bocadillos o tapas.

Ahora que conoces las diferencias entre las diferentes partes del jamón, podrás apreciar mejor cuál es tu preferida y disfrutar aún más de este exquisito manjar. Recuerda que el corte del jamón debe hacerse siempre en lonchas finas y alargadas para preservar su sabor y calidad. ¡Buen provecho!

Cuál es la parte más sabrosa y jugosa de un jamón y por qué

El jamón es una delicia culinaria muy apreciada en diversas culturas alrededor del mundo. Sin embargo, muchos se preguntan por qué parte se debe empezar a cortar el jamón para poder disfrutar de su delicioso sabor desde el primer bocado.

La respuesta a esta pregunta puede variar dependiendo de quién la formule, ya que cada persona tiene sus preferencias y gustos particulares. No obstante, existen ciertos factores que influyen en la decisión de por qué parte comenzar con el corte del jamón.

En primer lugar, cabe destacar que el jamón cuenta con dos partes principales: la maza y la contra. La maza es considerada generalmente como la parte más jugosa y sabrosa del jamón. Esta se encuentra en la parte superior del jamón y su carne presenta un intenso sabor debido a la infiltración de grasa que la recorre.

Por otro lado, la contra también posee su encanto y paladar distintivo. Se encuentra en la parte inferior del jamón y su carne es ligeramente menos grasosa, lo que hace que resulte más magra en comparación con la maza. Al iniciar el corte por esta zona, se podrá apreciar su sabor característico y su textura menos untuosa.

Ahora bien, ¿cuál elegir entre la maza y la contra? La elección dependerá de los gustos de cada comensal y de la experiencia que desea tener al degustar el jamón. Aquellos que prefieran un sabor más intenso y untuoso optarán por iniciar el corte por la maza, mientras que quienes busquen una experiencia más equilibrada y magra se inclinarán por la contra.

Es importante mencionar que el corte del jamón debe llevarse a cabo de forma adecuada para poder disfrutar al máximo de su sabor. Se recomienda utilizar un cuchillo jamonero afilado y realizar cortes finos y uniformes para evitar dañar la estructura del jamón y mantener la integridad de sus sabores y texturas.

Consejos para disfrutar del jamón desde el primer bocado

  • Asegúrate de adquirir un jamón de calidad, proveniente de cerdos criados en condiciones óptimas.
  • Procura tener el jamón a temperatura ambiente antes de comenzar a cortarlo, pues esto permitirá apreciar mejor sus aromas y sabores.
  • Utiliza un soporte jamonero que te facilite el corte y asegure la estabilidad del jamón.
  • Realiza los cortes en ángulo, evitando hacerlos demasiado gruesos o desiguales.
  • Acompaña el jamón con otros alimentos que realcen su sabor, como pan recién horneado, queso o aceite de oliva virgen extra.

No importa por qué parte decidas empezar a cortar el jamón, lo importante es disfrutar de su exquisito sabor y compartir momentos únicos alrededor de esta joya gastronómica. ¡Buen provecho!

Existe alguna técnica especial para cortar correctamente el jamón desde el principio

El mundo del jamón ibérico es fascinante, y para los amantes de este exquisito manjar, saber por dónde empezar a cortarlo correctamente puede ser todo un arte. ¿Cuál es la parte correcta para iniciarse en el disfrute de su delicioso sabor desde el primer bocado? Existen diferentes técnicas y recomendaciones que te explicaremos a continuación.

La parte adecuada para comenzar el corte

Cuando nos enfrentamos a un jamón, es importante tener en cuenta que hay dos partes bien diferenciadas: la maza y el codillo. La maza es la parte principal, más jugosa y tierna, mientras que el codillo corresponde a la extremidad del jamón, siendo más seca y fibrosa. Por lo tanto, si queremos disfrutar de todas las propiedades organolépticas que ofrece el jamón ibérico, lo más recomendable es comenzar a cortarlo por la maza.

Cómo identificar la maza

Para identificar correctamente la maza, debemos observar el jamón desde su lado, es decir, con la pezuña hacia abajo. La maza será la parte más ancha y voluminosa del jamón. Además, su carne se caracteriza por tener una textura más jugosa y mayor infiltración de grasa, lo que le otorga un sabor más intenso y una mayor suavidad al paladar.

Técnica para el corte perfecto

Una vez identificada la maza, es importante utilizar un buen cuchillo jamonero y realizar cortes finos y uniformes. La idea es obtener lonchas lo más delgadas posibles para poder apreciar la textura, aroma y sabor característicos del jamón ibérico. Recuerda que el corte debe ser en forma de V para aprovechar al máximo cada trozo.

  • Coloca el jamón sobre una tabla de corte o soporte adecuado para que se mantenga firme y estable.
  • Sujetando el cuchillo jamonero con seguridad, realiza el primer corte transversal en la parte superior de la maza.
  • A medida que vayas cortando las lonchas, desliza el cuchillo con suavidad y firmeza para obtener un corte limpio.
  • Rota el jamón según sea necesario para facilitar el acceso a diferentes partes de la maza.

Recuerda que la paciencia y la práctica son fundamentales para obtener un corte perfecto. No te preocupes si al principio no sale como esperas, conforme vayas practicando irás adquiriendo mayor destreza.

Disfruta del sabor desde el primer bocado

Ahora que conoces la técnica para cortar correctamente el jamón desde el principio, solo te queda disfrutar de su delicioso sabor desde el primer bocado. Ya sea acompañado de pan recién horneado, tomate fresco, aceite de oliva virgen extra o simplemente solo, este manjar español te sorprenderá con su aroma, textura y sabor únicos.

Así que atrévete a sumergirte en la experiencia gastronómica del jamón ibérico y no olvides compartirlo con tus familiares y amigos. ¡Buen provecho!

Qué diferencia hay en el sabor al empezar a degustar el jamón por la parte correcta

Si eres amante del jamón, seguramente te has preguntado alguna vez por qué es importante saber por qué parte se debe empezar a degustarlo. La respuesta es sencilla: el sabor varía dependiendo de cómo comiences a disfrutarlo.

Para entender esto, es necesario saber que el jamón ibérico, considerado por muchos como una auténtica delicadeza gastronómica, está compuesto por diferentes partes. Cada una de estas partes tiene una textura y un sabor ligeramente distintos, lo que hace que la experiencia de degustación sea única en cada bocado.

La maza, el primer punto de partida para disfrutar del jamón

La maza es la parte más cercana a la pezuña. Comienza a unos pocos centímetros de esta última y se caracteriza por tener un sabor más suave y menos salado en comparación con otras partes del jamón. Además, su textura es más jugosa y tierna.

Al comenzar a degustar el jamón por la maza, podrás apreciar los sabores más sutiles y delicados de esta deliciosa pieza de carne. Cada bocado será una explosión de sabores en tu paladar, dejando una sensación de frescura y saciedad en tu boca.

El contramaza, una opción con mayor intensidad de sabor

Si prefieres un sabor más intenso y un poco más salado, debes dirigirte hacia el extremo opuesto del jamón: la contramaza. Esta parte se encuentra alejada de la pezuña y ofrece una experiencia de degustación completamente distinta a la maza.

La contramaza se caracteriza por tener una mayor cantidad de grasa intramuscular, lo que la hace más jugosa y sabrosa. Al morderla, sentirás cómo los sabores intensos y salados se desatan en tu boca, dejando una huella inolvidable en tu paladar.

La babilla, una zona intermedia llena de sabor

Entre la maza y la contramaza se encuentra la babilla, una parte del jamón que combina características de ambas. Aquí encontrarás un equilibrio perfecto entre el sabor suave y delicado de la maza, y la intensidad de la contramaza.

La babilla es una opción ideal para aquellos que buscan una experiencia de degustación equilibrada, donde se puedan apreciar sabores diversos sin que ninguno predomine sobre el otro. Cada bocado te sorprenderá con su combinación única de texturas y sabores.

Saber por qué parte se debe empezar a degustar el jamón es fundamental para disfrutar al máximo de esta auténtica joya gastronómica. Tanto si prefieres comenzar por la maza y saborear sus notas sutiles, como si te inclinas por la contramaza y su intensidad característica, o si decides explorar el equilibrio de sabores de la babilla, cada elección te brindará una experiencia sensorial única e inigualable. Así que, ¿por dónde empezarás tu próximo jamón?

Cuál es la mejor forma de disfrutar del delicioso sabor de un jamón desde el primer bocado

El jamón es uno de los productos gastronómicos más apreciados y emblemáticos de la cultura española. Su sabor único y su textura delicada lo convierten en un manjar irresistible para los amantes de la buena comida.

Pero antes de poder disfrutar de este exquisito manjar, es importante conocer qué parte del jamón se debe empezar a degustar. El corte adecuado y la elección correcta de la parte inicial marcarán la diferencia en la experiencia culinaria.

Para saber exactamente por qué parte se debe empezar un jamón, hay que entender primero su estructura anatómica. El jamón se compone básicamente de dos partes fundamentales: la maza o zanca y el pernil o babilla.

La maza o zanca

La maza, también conocida como la parte anterior del jamón, es considerada por muchos como la mejor zona para comenzar a disfrutar de su sabor. Esta sección se encuentra en la parte opuesta al hueso, donde se concentran gran cantidad de fibras musculares y vetas de grasa intramuscular.

Al iniciar el consumo del jamón por la maza, se podrá apreciar una textura más jugosa y tierna, con un sabor ligeramente dulce. Además, al tratarse de una zona menos expuesta, conserva mejor sus cualidades organolépticas.

La maza se caracteriza por tener una carne más firme y rojiza, debido al mayor ejercicio muscular que realiza el cerdo en esta parte del cuerpo. Cada loncha de este corte ofrece un equilibrio perfecto entre sabores suaves y aromas intensos.

El pernil o babilla

Por otro lado, el pernil, también conocido como la parte posterior del jamón, es otra opción a considerar para comenzar a disfrutar de este manjar. Esta zona se ubica cerca del hueso, donde la grasa y el sabor se concentran de manera más intensa.

Cortar el jamón por esta sección permite degustar una carne más oscura y con un sabor más pronunciado. Además, los matices salados y ahumados se hacen presentes en cada bocado, lo que le otorga al jamón un carácter único y distintivo.

Es importante mencionar que no existe una regla estricta sobre qué parte del jamón se debe empezar a degustar, ya que todo dependerá de las preferencias personales y del propio paladar. Algunos expertos recomiendan comenzar por la maza para probar primero los sabores más suaves y luego pasar al pernil para apreciar los matices más intensos.

Tanto la maza como el pernil son opciones excelentes para empezar a disfrutar del sabor del jamón desde el primer bocado. Ambas partes ofrecen características organolépticas únicas y brindan una experiencia culinaria inigualable.

Ahora que conoces más sobre las diferentes partes del jamón y sus sabores distintivos, podrás disfrutar aún más de esta joya gastronómica española. Así que no esperes más y atrévete a deleitar tu paladar con cada loncha de jamón, sabiendo que cada parte tiene algo especial que ofrecerte.

Hay algún ritual o tradición relacionada con el inicio del corte de un jamón

El mundo del jamón es todo un arte y, como tal, está rodeado de tradiciones y rituales que se han transmitido de generación en generación a lo largo de los años. Uno de estos rituales está relacionado con el inicio del corte de un jamón y puede variar según las regiones y la cultura.

En algunas zonas, especialmente en España, existe la creencia de que el primer corte debe ser realizado por una persona con experiencia y conocimientos en el arte del jamón. Esta persona, conocida como "maestro cortador", tiene el honor de dar el primer corte, marcando así el comienzo del disfrute de esta deliciosa pieza de carne.

Esta tradición está cargada de simbolismo, ya que se considera que el primer corte es un acto de respeto hacia el animal que ha sido sacrificado para obtener ese jamón. Además, el maestro cortador suele mostrar su destreza y habilidad al realizar este primer corte, capturando la atención de todos los presentes y generando expectativa sobre el sabor y la calidad del jamón que se va a degustar.

Otra tradición relacionada con el inicio del corte de un jamón es la elección de la parte por donde se empieza. Existen dos opciones principales: la maza o la contramaza. La maza es la parte más cercana a la pezuña, mientras que la contramaza es la parte opuesta.

La elección de la parte por donde se empieza puede depender de varios factores, como el tipo de jamón, la preferencia del cortador o incluso la ocasión. En general, tanto la maza como la contramaza son excelentes opciones para iniciar el corte, ya que ambas partes tienen un sabor y una textura deliciosa.

El sabor de un jamón ibérico, por ejemplo, es maravilloso sin importar por dónde se empiece. La maza suele ser una opción popular debido a su mayor infiltración de grasa, lo que le confiere un sabor más intenso y jugoso. Por otro lado, la contramaza es considerada por algunos como una opción más suave y delicada.

En definitiva, la elección de la parte por donde se empieza a cortar un jamón es una decisión de gusto personal. Lo importante es disfrutar al máximo de esta delicatessen gastronómica, deleitándose con cada bocado y apreciando todas las sutilezas de su sabor y aroma.

Tiene alguna influencia el orden en que cortamos las distintas partes del jamón en su sabor final

Cuando disfrutamos de un buen jamón ibérico, es inevitable preguntarse si existe alguna influencia en el sabor final dependiendo del orden en que cortemos las distintas partes de esta deliciosa pieza de carne. Aunque parezca sorprendente, la respuesta es sí, el orden de corte puede afectar el sabor y la experiencia gastronómica.

Para entender mejor por qué esto sucede, es importante conocer cómo se distribuyen las diferentes partes del jamón. Un jamón consta de tres zonas principales: la maza, la contra y la punta. Cada una de estas zonas tiene características específicas que influirán en su sabor y textura.

La Maza

La maza es la parte más cercana a la pezuña del cerdo y suele ser la primera porción que se corta al comenzar a degustar un jamón. Esta zona se caracteriza por tener una mayor cantidad de grasa infiltrada en los músculos, lo que le confiere un sabor más intenso y jugoso. Además, la maza suele ser más tierna y menos fibrosa, lo que facilita su corte y disfrute.

La Contra

La contra es la parte central del jamón, ubicada entre la maza y la punta. Se considera generalmente como la zona de equilibrio entre la grasa y la carne magra. Tiene un sabor intermedio y una textura más firme en comparación con la maza. Al cortar la contra, podremos apreciar una carne más jugosa y sabrosa, aunque quizás no tan intensa como la maza.

La Punta

La punta, como su nombre lo indica, es la parte final del jamón. Es la zona más alejada de la pezuña del cerdo y contiene menos grasa infiltrada en los músculos. Debido a esto, podemos esperar un sabor más suave y una textura más fibrosa en comparación con las otras dos zonas. Es común que el corte de la punta tenga un sabor ligeramente más seco debido a su menor contenido graso.

Ahora bien, ¿cuál es el orden recomendado para disfrutar del jamón? La tradición dicta que se inicie por la maza, continúe con la contra y culmine con la punta. Este orden gradual permite que el paladar se adapte progresivamente al sabor y la textura del jamón, sin saturarse o perderse ningún matiz. Sin embargo, como en todo, el gusto personal juega un papel fundamental y algunos prefieren comenzar por la punta o incluso realizar combinaciones y repetir el proceso varias veces.

El orden en que cortamos las distintas partes del jamón puede influir en el sabor final que percibimos al degustarlo. Ya sea siguiendo la tradición o experimentando con diferentes combinaciones, lo más importante es disfrutar de esta joya gastronómica con todos los sentidos y apreciar cada bocado lleno de sabor y tradición.

De qué manera el corte inicial del jamón afecta la presentación de este en la tabla o plato

ayuda a realzar las diferentes texturas y sabores del jamón. Al empezar el corte por la zona adecuada, se garantiza que las lonchas conserven su estructura y consistencia, lo que permite apreciar mejor la calidad del producto.

También es importante mencionar que la estética del corte inicial contribuye a crear una experiencia visualmente atractiva para los comensales. Un corte limpio y bien presentado hace que el jamón luzca más apetitoso y sofisticado, generando mayor expectativa en los invitados y despertando su interés por degustarlo.

La experiencia de degustación

Más allá de la estética, el corte inicial del jamón también tiene un impacto en la experiencia de degustación. Como cada parte del jamón tiene sus propias características de sabor, aroma y textura, elegir por dónde empezar el corte puede dar lugar a distintas experiencias de degustación.

Generalmente, se recomienda comenzar el corte del jamón por la parte más jugosa y sabrosa, que en muchos casos corresponde a la denominada "maza". Esta parte del jamón es más tierna y contiene un mayor contenido de grasa infiltrada, lo que le confiere un sabor más intenso y jugoso.

Por otro lado, si se prefiere un sabor más suave, se puede iniciar el corte por la parte de contramaza, que tiene menos grasa infiltrada y resulta más magra. Esta zona suele ser más fibrosa, pero tiene un sabor delicado y menos intenso, ideal para quienes prefieren un jamón menos untuoso.

En resumen, elegir por qué parte se comienza el corte del jamón es una decisión que afecta tanto la presentación visual como la experiencia de degustación. Un corte inicial adecuado, limpio y preciso, contribuye a realzar las cualidades del jamón y crea una experiencia gastronómica más placentera. Ya sea que se elija empezar por la maza o la contramaza, lo importante es disfrutar plenamente de este delicioso manjar.

Qué consejos útiles podemos seguir para aprovechar al máximo la experiencia de disfrutar un buen jamón desde el comienzo

El jamón es uno de los productos más apreciados de la gastronomía española, y disfrutar de su delicioso sabor desde el primer bocado es todo un placer. Sin embargo, muchas veces nos encontramos con la duda sobre por qué parte del jamón debemos empezar a cortarlo para aprovecharlo al máximo. En este artículo, te daremos algunos consejos útiles para que puedas disfrutar de tu jamón desde el principio.

Cómo identificar la parte adecuada

Lo primero que debes tener en cuenta es que existen dos partes principales en un jamón: la maza y la punta. La maza es la parte más noble y jugosa, mientras que la punta es menos grasa pero igualmente sabrosa.

Para identificar la parte adecuada para empezar a cortarlo, es necesario examinar el jamón detenidamente. La maza suele ser más ancha y redondeada, mientras que la punta tiene una forma más alargada. Además, la maza suele presentar una mayor cantidad de grasa infiltrada, lo que le brinda un sabor más intenso y jugosidad.

Si no estás seguro de cuál es la mejor parte para comenzar, puedes pedir asesoramiento a un experto o consultar con el vendedor del jamón, quienes podrán guiarte en la elección más adecuada.

Pasos para disfrutar tu jamón desde el principio

  1. Preparación: Antes de empezar a cortar el jamón, es importante que se encuentre a temperatura ambiente para que sus aromas y sabores se potencien al máximo. Se recomienda sacarlo de la nevera al menos una hora antes de su consumo.
  2. Herramientas necesarias: Para cortar el jamón de manera adecuada, necesitarás un buen cuchillo jamonero y una chaira para mantenerlo afilado en todo momento.
  3. Sujeción del jamón: Coloca el jamón en un soporte jamonero o en una tabla con un paño antideslizante para asegurar que esté bien sujeto durante el proceso de corte.
  4. Aprovecha la primera loncha: Una vez que tengas todo listo, comienza por la parte elegida (maza o punta) y realiza una buena loncha inicial. Esta primera loncha suele presentar más grasa y menos sal, lo que le brinda un sabor único y equilibrado.
  5. Corte fino: A medida que vayas avanzando en el corte, recuerda hacerlo lo más fino posible, ya que esto potenciará los sabores y texturas del jamón.
  6. Rotación: Es importante ir rotando el jamón a medida que lo vamos cortando para aprovechar todas las partes y obtener lonchas de distintos sabores y características.

Disfrutar de un buen jamón desde el primer bocado es una experiencia única. Siguiendo los consejos mencionados anteriormente, podrás aprovechar al máximo este exquisito manjar desde el principio. Recuerda siempre respetar la forma de corte adecuada, manteniendo el jamón en una posición firme y utilizando herramientas de calidad. De esta manera, podrás deleitarte con cada loncha y saborear todos los matices que ofrece el jamón.

El jamón se debe empezar por la parte que tiene más grasa, llamada maza o contramaza.

El jamón se debe cortar en lonchas finas y alargadas, siguiendo la forma del hueso y procurando que cada loncha tenga un poco de grasa para darle sabor.

La principal diferencia es la raza del cerdo: el jamón serrano proviene de cerdos blancos mientras que el jamón ibérico viene de cerdos de raza ibérica.

El tiempo de curación puede variar, pero en general un jamón necesita al menos 12 meses de curación.

Algunas de las marcas más reconocidas de jamón en España son Cinco Jotas, Joselito y Fermín.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir